Los celos entre hermanos



Los celos son el sentimiento natural que se genera cuando nos sentimos amenazados por la presencia de otro que creemos nos pudiera quitar el afecto de alguien o más de alguien en particular. Probablemente todos hallamos sentido celos alguna vez, y ciertamente los niños también los sienten cuando llega un/a hermanito/a nuevo a casa, porque creen que el amor de los padres hacia ellos va a disminuir o derechamente lo van a perder.
Y ¿cómo saber si un niño está celoso o no? Muchas veces su conducta es muy evidente: quieren hacer lo mismo que la guagua como dormir con chupete o usar mamadera, se hacen pipí en la ropa cuando antes no, o ya no quieren dormir solitos en su pieza, inventan historias en relación al hermanito donde éste fue el culpable de algo, lo hacen llorar a escondidas de la mamá para de esta manera captar la atención de ella, etc. A veces las conductas de los mayores pueden no ser tan evidentes, pero se podría manifestar en cosas como que la guagua es considerada como una molestia en la casa, o no es considerada como un integrante más de la familia (incluso la olvidan en sus dibujos) o preguntan cuándo la van a devolver…
Por eso cuando una familia espera la llegada de un nuevo miembro, es muy importante preparar con tiempo al o a los hermanitos mayores, ya que indudablemente todo cambiará después con el bebé en casa. Habitualmente hay que realizar cambios como acomodar los dormitorios, modificar algunos horarios y/o rutinas, etc., lo que conviene hacerlo antes de la llegada del bebé y no después para que el hermano mayor no le atribuya tan directamente la “culpa” al recién llegado por los cambios.
Bueno sería por ejemplo, el que los estuviera esperando un regalo en la clínica cuando fueran a conocer al hermano recién nacido, que ellos después en casa tuvieran “privilegios” que la guagua no tiene, que pudieran compartir con el padre por ejemplo, actividades en exclusiva como hijos mayores, etc. Y en relación a la atención de los hijos mayores, cuando hay un bebé recién llegado a casa es imprescindible que la madre se haya organizado con anterioridad y tenga a mano a alguien (afectivamente importante para los niños) que la pueda suplir en la atención de los otros hijos si éstos requirieran de su atención, para así evitar los sentimientos de desplazamiento que les surgen a los mayores, cuando la madre por ejemplo, está durmiendo o amamantando tranquila a la guagua. Estas medidas ayudan a disminuir los sentimientos de celos hacia el bebé.
Otro aspecto importante a considerar es cómo incluir en la rutina diaria del bebé la presencia y ojalá también, la participación de los hermanos mayores. Que ellos se sientan necesarios y útiles en la vida de este nuevo ser, que se puedan sentir orgullosos e importantes por ser el hermano mayor, el más grande, el que sabe más, etc. y de este modo poder ir estableciendo un lazo afectivo positivo con hermano chico. En la medida que los más grandecitos puedan relacionar la llegada de la guagua a cosas positivas, el manejo de los celos se hará más fácil para todos.-
Blog Widget by LinkWithin