¿Qué temen?



Vivimos en tiempos difíciles, tal vez los más complicados de los últimos 40 años en nuestro país y sin dudas todos hemos de tener nuestros temores. Para los adultos mayores estos temores hacen referencia a su sobrevivencia, si lograrán sortear el contagio y la lucha contra el COVID-19. Los no tan mayores seguramente deben temer por sus trabajos, su estabilidad económica y cómo mantener bien a sus familias con tanto deterioro social y económico en el país. Los jóvenes supongo que deben temer por su futuro, ver su sueño truncado. Se dice que al parecer las cosas ya no serán como las conocemos y habrá que re-inventarse en muchos aspectos. Es la incertidumbre, que nadie sabe qué podrá pasar a futuro, lo que nos complica tanto.

Este post se lo dedico a los jóvenes, el grupo que psicológicamente creo es el que ha sufrido más con la pandemia, las cuarentenas y el encierro. Y es que en su etapa evolutiva lo que más buscan y necesitan es salir al mundo, conectarse con los demás, establecer vínculos y redes (cara a cara), cosas todas muy limitadas en estos tiempos. Necesitan vivir experiencias nuevas, probar sus habilidades y preferencias, justamente para ir definiendo una identidad propia y desarrollar un sueño para sí mismos. Y ahora la mayoría siente que quedaron varados, que se les ha quitado esa posibilidad de vivir sus vidas que recién comenzaban, que el encierro los tiene estancados.

A ellos me gustaría decirles que todo depende de cómo se le mire, ya que esta situación de crisis que vivimos nos obliga a adaptarnos, a hacernos más flexibles y prácticos. Los más resilientes querrán encontrar nuevas formas de hacer las cosas y seguramente más de alguno descubrirá algo mejor de lo que conocía y eso sería un aporte para todos. Las posibilidades de surgir y brillar siempre están, es cosa de no autolimitarse, es volverse creativo y seguir soñando en grande, aunque por el momento sea encerrado en casa y viendo a los amigos por las puras pantallas.

Y a los jóvenes que no son tan fuertes o creen no serlo, les diría que se tomen este tiempo o período de sus vidas para hacerse una buena introspección, un autoanálisis de cómo quieren verse, sentirse o estar, al salir nuevamente al mundo. Que sueñen con un yo mejorado y deslumbrante -como cuando la oruga se encierra en su capullo para luego convertirse en una hermosa mariposa-, que tiempo para prepararse, ahora hay.-

Entradas populares